domingo

Como cuchillo en la mantequilla entraste a mi vida, cuando me moría; Como la luna por la rendija así te metiste entre mis pupilas. Y así te fui queriendo a diario sin una ley, sin un horario; Y así me fuiste despertando de cada sueño donde estabas Tú.
 Y nadie lo buscaba, y nadie lo planeó así, enel destino estaba, que fueras para mi; nadie le apostaba, que aquello fuera tan feliz.
Como la lluvia en pleno desierto Mojaste de fe mi corazón, ahogaste mis miedos como una dulce voz, en el silencio Así nos llegó el amor, "Amor del Bueno”.


1 comentario:

Las entradas ←